TRABAJADORAS DOMÉSTICAS, MUCHO PEGUE Y POCO PAGO

En Nicaragua se calcula un promedio de 200 mil trabajadoras domésticas, que a pesar que contribuyen al desarrollo de otras áreas de la economía de las familias y del país, el pago no supera el salario mínimo que ronda los 4 mil córdobas.

Tomando en cuenta la diversidad de problemas a los que se enfrentan las servidoras del hogar, Cuerpos Sinvergüenzas conversó con investigadoras del tema, sindicalistas y trabajadoras domésticas para conocer realidades y demandas del sector.

Captura de pantalla 2014-03-31 a la(s) 15.26.54

Te observan y te ponen el precio

Valentina Oporta, es una mujer de 50 años. La falta de oportunidades laborales y ser madre soltera, la llevaron a optar por el trabajo doméstico al no encontrar otra alternativa. Su experiencia en este trabajo ha estado marcada por la discriminación, baja remuneración económica y el despido por calumnias de parte de sus empleadores. Ella reconoce otras buenas experiencias, sin embargo piensa que hay mucho que hacer para que las trabajadoras gocen de condiciones laborales justas.

Se necesitan términos dignos

2Martha Palacios, trabajadora social e investigadora, profesora titular en la UCA, fue entrevistada en el programa. Ella integró el equipo de investigación de un estudio regional que analiza en la situación de las trabajadoras domésticas de en centro América  y República Dominicana.

Palacios explica que “el trabajo doméstico remunerado es aquel donde se produce servicios y bienes de consumo dentro de un hogar y que hay un salario de por medio, una relación laboral contractual entre jefe/a y trabajadora/orAlgunas de las principales demandas y retos que las entrevistadas identificaron fueron: ”.

Entre los hallazgos del estudio se mencionan problemas como la resistencia del empleador para garantizar un seguro social a las trabajadoras domésticas, salarios dignos, jornadas que superan las ocho horas laborales, maltratro verbal, irrespeto de vacaciones, días feriados, pago del treceavo mes.

La terminología de cómo nombrar el trabajo doméstico, es otro de los temas que también preocupan, pues aun se utiliza el término “sirvientas” por instituciones que regulan las condiciones laborales de trabajadoras/es, por lo que se necesitan términos dignos que contribuyan al reconocimiento del aporte de las asistentes del hogar a la economía del país. Y en los empleadores también prevalecen términos como “criada”.

Lo que piensa quien contrata

Martha Palacios compartió que en los grupos focales que desarrollaron para recopilar información 1sobre el trabajo doméstico, mujeres con un alto nivel de ingreso consideran a las empleadas domésticas un enemigo en casa, que no saben hacer bien la cosas, pero quieren buenos salarios y que deben tener ciertos cuidados con las que son jóvenes y bonitas por sus esposos, pero que eran un mal necesario para hacer cumplir otras responsabilidades.

Por su parte, las mujeres profesionales reconocen el aporte del trabajo doméstico, que ha sido fundamental para lograr su formación profesional y éxito profesional, con el cuido de sus hijos y del hogar.

Los sectores populares que participaron en los grupos focales compartían una visión de trabajo doméstico como un favor a la persona que emplean para que pueda sustentar necesidades individuales o de la familia.

El trabajo doméstico es un trabajo digno

6Andrea Morales secretaria de la Federación de Mujeres Trabajadoras Domésticas, quien fue entrevistada para conocer desafíos en materia laboral, piensa que “las mujeres tenemos que darnos cuenta que hacemos un trabajo digno, no tiene que sentir vergüenza. Nosotras creemos que el trabajo doméstico es la madres de los trabajos, porque muchas  y muchos de los que tienen que ir a trabajar no pudieran hacerlo si no tuviesen una doméstica”.

El primer problema que identifican desde esta federación es que el trabajo doméstico no sea un trabajo reconocido por el aporte que genera, y no sea bien pagado.

Las demandas

Según Morales, las trabajadoras domésticas no tienen seguro social  a pesar que su trabajo está reconocido como Trabajado Comunitario dentro de la ley de salarios mínimos, y que existe un decreto presidencial de afiliación a la seguridad social  de las trabajadoras domésticas. “Y cuando despiden a las sevidoras del hogar el empleador no quiere pagarles sus prestaciones sociales, treceavo mes, vacaciones y antigüedad”.

Algunas de las principales demandas y retos que las entrevistadas identificaron fueron:

  • El Ministerio del Trabajo debe velar el cumplimiento del código laboral para las trabajadoras domésticas y velar para el cumplimiento de la Ley 185.
  • Se necesita una reforma al Código Laboral de Nicaragua para que no sean 12 horas laborales, sino 8 horas como lo declara la OIT.
  • No hay contratos por escrito, solo verbales. Si bien el MITRAB reconoce los contratos verbales, por escrito da más garantías a la trabajadora doméstica.
  • Existen agencias de empleo que no están inscritas legalmente en el MITRAB, y que cobran a persona contratada y no a quien contrata.

.Ritmix RDF-708D silverкупить диски на 17создание и продвижение своего сайта

3 pensamientos en “Trabajadoras domésticas, mucho pegue y poco pago

  1. lyli

    Si bien es cierto que no se respeta los derechos, a los cuales tenemos derechos como trabajadoras Domésticas como lo es, el Horario de trabajo, salario, el aguinaldo, las vacaciones, derecho a la seguridad social,al salario en especie, pero la Ratificación del Convenio 189 y Recomendacion 201de la OIT, viene a dar mayor reconocimiento a nuestro trabajo y a reforzar las leyes ya establecidas por el código laboral del país, ya que este Convenio es un tratado adoptado por la Conferencia Internacional del Trabajo la cual esta compuesta por Delegados de Gobierno en este caso el Ministerio del trabajo Trabajadoras, y trabajadores y Empleadores un convenio tripartito,lo que tenemos que hacer es la reforma al código laboral para insertar un horario de 8 horas laborales un contrato escrito,descansosy las condicones o términos en la manera que va a realizar su trabajo la trabajadora que en este caso nos llamamos Asistentes del Hogra y la familia.

    Responder
    1. LC2013Admin Autor

      Es exactamente eso lo que ha significado la demanda de la economía feminista, saludos compañera, gracias por comentar, leer y escuchar.

      Responder
  2. Carolina González Ruiz

    El salario es demasiado bajísimo a cómo actualmente están los precios de la canasta básica, si ustedes a como dicen los q emplean a mujeres x q estás no tienen más oportunidades x tener desde 35…. Años o más,sería bueno q se revisarán los salarios básicos de las empleadas domésticas ya q son un abuso contra las trabajadoras domésticas x q con 500 una madre soltera no se sostiene un hogar

    Responder

Responder a LC2013Admin Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *