Los mandatos de género colocan el cuerpo de las mujeres en el lugar de la pasividad, del miedo, de la espera, mientras conminan a los hombres a demostrar fuerza, agilidad, rapidez. En tales prejuicios se basaba la prohibición a las mujeres de participar en los Juegos Olímpicos de la Grecia clásica.

En américa Latina las disciplinas deportivas que gozan de mayor prestigio y popularidad, continúan monopolizadas por los hombres, acaparando no solo los recursos públicos y privados, sino la difusión de eventos deportivos.

A pesar de las prohibiciones, las mujeres han logrado posicionarse en ámbitos considerados únicamente para hombres. En esta edición de Cuerpos Sin-Vergüenzas conversamos con Elna Dixón directora técnica de la selección femenina de fútbol y Silvia Sánchez Barahona, nadadora profesional, quienes analizarán logros y desafíos que enfrenta las mujeres nicaragüenses en el ámbito del deporte profesional.

Las mujeres somos aguerridas y disciplinadas

Silvia comparte que ella inicio con la práctica del waterpolo fuera del país, enfatizó que hay más oportunidades en otros lugares, puesto que en Nicaragua hay abandono deportivo y desencanta la falta de apoyo “no hay piscinas en las universidades (…) ni espacios para la práctica de natación”, dijo.

Para Elna el único apoyo que tiene la selección de futbol femenino es de parte de la FIFA, es el único actor que le ha apostado al futbol femenil. Dixón estudió dos años en España para obtener su licencia de técnica deportiva “obtener mi licencia, el compartir un salón con 40 hombres y ser la única mujer en el salón, era reconfortante”, expresó.

Elna Dixón

Elna Dixón

Silvia y Elna concuerdan en que el mayor obstáculos para que las mujeres ingresen al mundo deportivo es que las federaciones deportivas están regidas por hombres y que no existe un balance en las capacidades de las mujeres.

Silvia cuestiona que hay pocos espacios para la formación o reproducción de conocimientos para  las mujeres y que los que existen se cierran o se les brinda a los hombres. Una de las mayores trabas en la natación es que las familias le apuestan más al entrenamiento impartido por hombres que por nadadoras por muy especialista que sean.

Elna menciona que para ella como técnica nicaragüense ha sido un camino de obstáculos que la fortalecen día a día, sin embargo enfatizó que si una técnica extranjera entrenara al equipo tendría menos trabas a la hora de llevar a la selección.

Silvia Sánchez Barahona

Silvia Sánchez Barahona

Para Elna y Silvia lo importante es seguir los sueños, ser disciplinadas y perseverantes en lo que se desea y jamás dejar de luchar para ser reconocidas en el deporte nicaragüense.

Les invitamos a escuchar y descargar esta edición de Cuerpos Sin-Vergüenzas y que conozcan más sobre los desafíos y logros que tienen las mujeres en el deporte
nicaragüense y la trayectoria de cada una en las disciplinas que practican.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *