En las participaciones identificamos el peso de la construcción binaria del género en la socialización de hombres y mujeres y su relación con la violencia machista por lo que se enfatizó en la necesidad de cuestionar los mandatos de masculinidad y feminidad para lograr identificar pistas que permitan la edificación de nuevos significados y prácticas de relación entre hombres y mujeres.

Estudiantes de la UCA participan en la presentación de la campaña “Ser violente te hace menos”.

“Maltrato”, “control” y “abuso” son algunas de las palabras que las y los adolescentes asocian con violencia machista y reconocen que es “un problema común en su comunidad” y que frecuentemente aparece en los medios de comunicación.

Desde el Movimiento Feminista de Nicaragua se convocó el día de hoy a un plantón en la Corte Suprema de Justicia de Nicaragua para exigir protección por parte del Estado frente a la ola de violencia machista que han padecido las mujeres durante los últimos años.

Gladys libró todas las luchas: por la soberanía, por la justicia social, por los derechos laborales de la clase obrera, por la paz, por los derechos de las mujeres: de todas las mujeres. Pero siempre tuvo claro por la propia experiencia, que ser mujer y ser pobre constituyen dos caras inseparables de la dominación patriarcal y capitalista.

En Nicaragua no hay mucho que celebrar. Los embarazos en adolescentes, la violencia en el noviazgo, acoso callejero, femicidios, el derecho a decidir, las fobias hacia lesbianas, homosexuales, bisexuales y trans, la migración interna y externa, falta de acceso a la educación técnica y superior, son solo parte de las realidades a las que se enfrentan las y los jóvenes en el día a día.