03/05/2019

El empleo informal –no regularizado- el sub empleo y el desempleo abierto han sido una constate durante las últimas décadas. El régimen Ortega Murillo no diseñó una política pública encaminada a crear empleos de buena calidad.  De acuerdo con datos de instituciones internacionales, el 80% de los empleos en Nicaragua, se ubican en el sector no regularizado de la economía, es decir, que se trata de empleos que no cuentan con contratos, seguridad social, y otros derechos laborales contemplados en la ley.

Basado en datos del INSS y estimaciones de FUNIDES, a diciembre de 2018 unas 453,000 personas fueron despedidas de sus puestos de trabajo. Respecto al empleo formal, se estima que este disminuyó en 159,000 afiliados entre abril y diciembre de 2018, lo que representa una disminución del 18 por ciento.

En un reciente estudio sobre la situación económica del país realizado por la Red de Empresarias de Nicaragua, unas 59 mil mujeres han quedado fuera del mercado laboral a partir de abril del 2018. Distribuidoras de medicamentos, panificación e industria textil y confección son las industrias más afectadas.  El aumento de personas en situación de pobreza de acuerdo a FUNIDES, subió de 26.6 % a 34.7% desde abril del 2018. Una realidad que contrasta con los discursos del régimen Ortega Murillo.

A propósito del día internacional de las y los trabajadores, en esta edición de Cuerpos Sin-Vergüenzas conversamos con Johana Arce, abogada del Movimiento de Mujeres Trabajadoras y Desempleadas “María Elena Cuadra”, y también con Chilo Téllez, sindicalista y luchador social. Con ambos abordamos la situación de las trabajadoras de la maquila y de la trayectoria del movimiento sindical nicaragüense durante la última década.

“La liberación del país, será también la liberación de las y los trabajadores”

 El sindicalista y luchador social, Chilo Téllez cuenta que cuando surgió el movimiento sindical en los años 70, podía hablarse de su autonomía y beligerancia, no obstante, producto del acaparamiento del FSLN en los años 80, se registra un declive de las organizaciones sindicales.

Después de los 80, desde la mirada de Chilo Téllez, la cultura política del movimiento sindical pasó a caracterizarse por el chantaje, la persecución, amenazas, agresiones y encarcelamiento contra sindicalistas disidentes de las órdenes que llegaban desde la alta dirigencia del FSLN.

En este programa Chilo Téllez comparte un valioso aporte para el rescate de la memoria colectiva respecto al movimiento sindical nicaragüense, y también, ofrece una mirada sobre las violaciones a los derechos laborales durante los 12 años del régimen Ortega Murillo. Al respecto dijo que este régimen “ha sido un gobierno que ha sometido no solo a los trabajadores, sino a diversos sectores, a sangre y fuego, lo que dio como resultado el estallido social”.

 Por su parte, Johana Arce, abogada del MEC, detalla que aunque la ley estipula el derecho a organizar sindicatos de trabajadores/as, existe desconfianza producto de la falta de autonomía de los mismos. En los últimos doce años, el MEC ha documentado situaciones de represión a la protesta de trabajadoras/es de las maquilas.

Johana mencionó que en la actualidad, la situación de las y los asalariados es muy caótica, puesto que el salario mínimo, mismo que se encuentra congelado, no se acerca a la orilla de la canasta básica.

Les invitamos a escuchar esta edición completa y conozcan más sobre los desafíos que enfrentan los sindicatos y organizaciones como el Movimiento María Elena Cuadra en la defensa de los derechos de las y los trabajadores nicaragüenses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *