La psicóloga Martha Cabrera afirma que en Nicaragua “vivimos y sobrevivimos en un país multiduelos” que no hemos tenido tiempo de procesar, dada la repetición de los ciclos de la violencia instalada en todos los ámbitos de la sociedad y del Estado.

Desde el 18 de abril de este año, la sociedad nicaragüense se ha visto enfrentada una vez más a la violencia política, provocada principalmente por la brutal represión con que el gobierno Ortega Murillo ha respondido a las iniciales protestas de jóvenes estudiantes.

Intacto está el dolor de las madres y familiares de las más de 500 personas asesinados, en su mayoría jóvenes; las más de 4 mil personas heridas; las personas desaparecidas cuyos nombres no figuran en ningún lugar. También nos duele el secuestro y criminalización de más de 500 presas y presos políticos, muchos de los cuales han sufrido malos tratos y torturas.

El 2 de noviembre se conmemora el “Día de los fieles difuntos”, por ello en esta edición de Cuerpos SinVergüenzas hablamos sobre los daños que provoca la violencia y la importancia de defender el derecho a la verdad, el castigo a los responsables y la reparación como componentes de la justicia y como garantía de no repetición.

Para hablar de este tema nos acompañó en cabina la psicóloga María Auxiliadora Alfaro, directora del Centro de desarrollo psicosocial de la UCA.

Los duelos y daños provocados por la violencia estatal

La psicóloga María Auxiliadora Alfaro explicó que hablar de multiduelos es hacer referencia a una multiplicidad de duelos y pérdidas sistemáticas, y que al estar inmersos en nuestras necesidades de sobrevivencia, no hemos tenido tiempo de procesar. La especialista dijo que la actual crisis sociopolítica es también consecuencia de una sociedad multiduelos.

María Auxiliadora destaca que también somos una sociedad resiliente y en medio de las crisis, sacamos todas nuestras fuerzas, sin embargo, es necesario procesar el dolor porque “el cuerpo grita lo que la boca calla”. Refiere que es importante entender y resignificar el duelo, pues también es una posibilidad de aprender.

La psicóloga manifestó que en el escenario de violencia política en Nicaragua, los asesinatos cometidos contra jóvenes significan “perder partes valiosas de nuestro futuro”. Reconoce que aunque no es un dolor que todas y todos hemos vivido en carne propia, el gobierno ignora la capacidad de empatía del pueblo, pues los duelos han generado rabia, impotencia pero también unión, fuerza para resistir y acompañarnos.

“La sanación de una ayuda a la otra”, comentó María Auxliadora al hacer referencia al grupo de “Madres de abril”. Enfatiza que la justicia es reparadora, por ello el saber que hay condena contra responsables de los asesinatos de familiares, produce una sensación que compensa tanto dolor generado por las muertes violentas de hijos, esposos, hermanos, amigos, compañeros de trabajo “si no tenemos justicia reparadora eso va a generar más problemas en el duelo”, expresó.

Desde abril, la violencia se ha exacerbado con la crisis, y por el hecho de pensar diferente, muchas familias viven procesos de rupturas por discrepancias políticas o religiosas. Los duelos son múltiples así como los daños provocados por la violencia estatal y otras formas de violencia desatadas en este contexto.

Les invitamos a escuchar completa esta edición de Cuerpos Sin – Vergüenzas y conozcamos recomendaciones para promover una convivencia más consiente de la multiplicidad de duelos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *