“Tengo unos celos que matan por cada hombre que amaste, y cuando no estoy contigo me pregunto con quién hablas, me pregunto cómo miras… tengo unos celos que matan”, dice una canción del reconocido cantautor Hernaldo Zúñiga.

Como en el cine y las telenovelas, la música ha sido uno de los vehículos más efectivos para propagar toda clase de ideas que reproducen imaginarios sociales abiertamente machistas y racistas.   La naturalización de la violencia y la cosificación del cuerpo de las mujeres son algunas de las consecuencias más evidentes de este tipo de música.

En esta edición de Cuerpos Sin-Vergüenzas hablamos sobre el sexismo en la industria musical comercial y sobre los obstáculos que enfrentan las mujeres- y los hombres- comprometidos con una propuesta artística que promueve nuevos significados sobre el amor, la sexualidad, el poder. En cabina nos acompañaron Tamara Montenegro y Ceshia Ubau, dos mujeres artistas nicaragüenses.

Materialización de relaciones de poder

Desde la mirada de Ceshia Ubau la música sexista tiene cimientos en lo que genera dinero para la industria. En su análisis explica que al ser el sexo un tema tabú en nuestras sociedades, eso llama la atención de mucha gente. Piensa que desde ese tipo de música se materializan las relaciones de poder entre mujeres y hombres y por ende, se refuerzan estereotipos de género.

Para Tamara Montenegro, una de las premisas en la industria musical comercial es “el sexo vende”, coincide con Ceshia que la falta de educación que existe en torno a la sexualidad fomenta la propagación de música sexista y homofóbica. Comentó que no existe un control de calidad y quienes producen este tipo de música, se dejan llevar por lo que más vende.

“Siempre crecí con la música”

Ceshia Ubau comparte que siempre creció con la música. Ella es psicóloga y cantautora. En su camino de hacer música con calidad ética y estética, lleva clases de jazz y armonía moderna. Se describe como autodidacta, curiosa.  Desde su propuesta musical se interesa por honrar la historia personal porque son experiencias donde también, la gente se ve reflejada “el apoyo de las personas es emocionante”, dijo.

CeshiaU

 “Quiero explorar el mundo a través de la música”

Tamara Montenegro es artista sonora, productora, bióloga e investigadora del sonido. Para ella ha sido desafiante incursionar como artista sonora en contextos donde la tecnología está musicalizada “sabíamos que esto funcionaría un día”, expresó muy contenta al compartir el fruto de su persistencia en la producción musical.

TamaraM

Marcar una identidad

En aras de mejorar la calidad de su producción en forma y contenido, Tamara y Ceshia instan a artistas a que marquen una identidad, que sean más curiosas/os, que sean autodidactas para nutrir sus propuestas musicales.

Les invitamos a escuchar y descargar esta edición de Cuerpos Sin-Vergüenzas y conozcan más sobre el que papel juegan las empresas de producción musical en la propagación de este tipo de música, hacia qué tipo de público va orientada la música sexista, racista, homofóbica, y de igual manera, dónde pueden saber más de las propuestas musicales de Ceshia Ubau y Tamara Montenegro.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *