24/07/2020

La masacre estudiantil ocurrida el 23 de julio de 1959 por orden del dictador Anastasio Somoza García, donde fueron asesinados 4 estudiantes y más de 60 resultaron heridos, marca un hito en la lucha por la autonomía universitaria, pero también, en la lucha por la democracia.

Durante los gobiernos que encabezó Violeta Chamarro, Arnoldo Alemán y Enrique Bolaños, el movimiento universitario se mantuvo en permanente movilización para demandar el cumplimiento del 6% del Presupuesto General de la República para la educación superior, tal como quedó establecido en la Constitución. Al menos 4 estudiantes fueron asesinados por las fuerzas policiales en ese periodo.

Con el retorno del Fsln al gobierno, las universidades públicas perdieron la autonomía conquistada. La Unión de Estudiantes Universitarios –UNEN- y la Juventud Sandinista 19 de Julio se convirtieron en las únicas organizaciones autorizadas por el régimen Ortega-murillo y las propias autoridades universitarias. Al igual que en la década de los 80, se convirtieron en el brazo estudiantil del Fsln.

Pero es durante los últimos dos años que ocurre la peor masacre estudiantil en la historia de Nicaragua.  Decenas de estudiantes universitarios e incluso de secundaria, fueron asesinados, secuestrados y torturados por las fuerzas policiales y paramilitares. Miles tuvieron que irse al exilio para escapar de la represión.

La insurrección que estalló en abril del 2018 no solo dejó al desnudo la brutalidad de la violencia de Estado, sino el resurgimiento de un movimiento universitario que creíamos perdido después de una década de férreo control por parte del Fsln y sus organizaciones.

En esta edición de Cuerpos Sin-Vergüenzas conversaremos con Amaya Coppens, estudiante de medicina y excarcelada política y Carmen Chamorro, politóloga e integrante del colectivo Construimos Nicaragua sobre la emergencia de este movimiento que en medio de una profunda crisis ha tenido la capacidad de resistir y sostener las demandas históricas de autonomía, libertad y democracia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *