“¿Será el miedo, será el amor?” se cuestionó a sí misma una de las estudiantes al reflexionar sobre el porqué a las víctimas les cuesta salir del ciclo de la violencia.

“Estamos a tiempo, hay que detener la violencia”

xxxxxxxx

La mañana del 20 de febrero presentamos la campaña de comunicación “Ser violento te hace menos”, actividad convocada por el Centro de comunicación y educación popular Cantera, contando con la participación de 80 mujeres y hombres adolescentes, estudiantes del Colegio Roberto Clemente de Fe y Alegría, en Ciudad Sandino.

Dimos apertura proyectando el cortometraje “El orden de las cosas”, filme que retrata a la violencia machista como una pedagogía y también como un continuum, con el fin de abrir un debate en torno al vínculo entre amor romántico y la violencia machista, así como el daño que produce la violencia en las víctimas.

_DSC0401-min

Al dar la palabra a las y los adolescentes, expresaron sus sentires sobre el video: “me duele el pecho, me siento raro, da tristeza como un hombre humilla, maltrata a una mujer”, “si la violencia no se detiene, puede pasar a lo extremo, te pueden matar”, “las personas violentas generan miedo, un día se van a quedar solos”, “la violencia no solo se da en lugares lejanos. Ocurre en todos lados”, fueron algunos de los comentarios.

El debate sobre el filme abrió camino para reflexionar sobre cómo en la sociedad existe una permisividad para que los hombres ejerzan violencia contra las mujeres: para que acosen, agredan, humillen, violen y en casos extremos, las maten, en cambio a ellas se les castiga con rigor cuando intentan poner un freno a diferentes agresiones machistas.

_DSC0402-min

“¿Será el miedo, será el amor?” se cuestionó a sí misma una de las estudiantes al reflexionar sobre el porqué a las víctimas les cuesta salir del ciclo de la violencia. “Estamos a tiempo, hay que detener la violencia”, destacó un estudiante al hacer referencia al papel de los hombres en la prevención de esta problemática.

El equipo del Programa Feminista La Corriente explicó que cuando hablamos de violencia machista, profundizamos en sus causas estructurales, se pone en evidencia quiénes son los que principalmente ejercen la violencia y qué cuerpos son los que mayormente la sufren. Se enfatizó que se trata de un ejercicio de poder masculino contra las mujeres y cuerpos feminizados: niñas, niños, adolescentes y hombres que toman distancia de la masculinidad dominante, porque el machismo condena el buen trato.

Finalizamos la presentación compartiendo con las y los adolescentes las piezas de comunicación que acompañan la campaña: Manual “Violencia machista, un problema de poder”, camisetas, calcomanías y viñetas de radio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *