6/11/2020

En ocasión del 2 de noviembre, fecha en que se conmemora en varios países de la región el día de los muertos, llamado por la iglesia católica “fieles difuntos”, en directa alusión a su pertenencia a esta iglesia, queremos reflexionar sobre las ideas predominantes, los rituales y las formas de afrontar la muerte que tenemos en nuestra sociedad.

El respeto por las y los muertos, es probablemente uno de las antiguas enseñanzas de nuestros antepasados. La muerte establece de tal manera una especie de borrón y cuenta nueva, que ayuda a los vivos a recomponer los recuerdos para amortiguar el duelo y en algunos casos prolongarlo.

Hace muchos años, cuando se moría un bebé, la familia y la comunidad bailaban para celebrar la llegada al cielo de un nuevo ángel libre de todo pecado. Las velas de muertos sobre todo en los pueblos y comunidades, son momentos para compartir, ponerse al día, comer, e incluso beber alcohol.

A pesar de estas costumbres en donde el duelo ante la muerte representa un importante momento de acompañamiento a las familias en duelo y de socialización de la comunidad, en casi la totalidad de los casos prevalecen los rituales de tipo religioso, que pone el acento en el perdón de los pecados y la salvación eterna.

En tiempos de crisis como las que vive nuestro país, muchas muertes llegaron sin previo aviso, ya sea porque fueron víctimas de la violencia institucional o de la pandemia del covid19.  En ambos casos, no hubo tiempo para las despedidas, para las velas, para el acompañamiento al momento del entierro, agregando más pesares del que provoca la muerte.

En esta edición de Cuerpos Sin-Vergüenzas hablamos sobre los duelos ante la muerte y las maneras de afrontarlos. Para ello invitamos a Mary Bolt González, terapeuta bioenergética y Adriana Trillos, psicóloga clínica, ambas con vasta experiencia en este ámbito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *