15/01/2021

La semana pasada en Cuerpos Sin-Vergüenzas presentamos un balance sobre el estado de los derechos humanos y el impacto del COVID-19 en Nicaragua. En esta ocasión, nos proponemos analizar las perspectivas y desafíos del presente año, que mucha gente llama “el año electoral”.

La crisis política y de derechos humanos que vive nuestro país desde abril del 2018, ha tenido graves impactos en todas las dimensiones de la vida de las y los nicaragüenses. Represión, cárcel, torturas, persecución, exilio, censura, inseguridad, desempleo, mayor pobreza.

Durante casi tres años de crisis nos hemos movido entre el reclamo de salida del régimen Ortegamurillo que enarbola la mayoría de la sociedad nicaragüense, y los vanos esfuerzos de diálogo que han llevado a cabo las élites económicas, políticas y religiosas.

A pesar de la sistemática violación de derechos humanos, el régimen logró mantenerse en el poder e imponer unas elecciones en condiciones totalmente desventajosas para la oposición. Con todo, pareciera que la suerte está echada.

Para hablar de este tema nos acompañan Enrique Sáenz y María Teresa Blandón, quienes han contribuido desde sus propias miradas, al análisis de la realidad nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *