12/03/2020

Además de la histórica discriminación que sufren las mujeres en todo el mundo, en Nicaragua sufren los embates de una ola conservadora que viene desde el propio Estado. El Fsln que en la década de los 80 proclamaba su compromiso con la emancipación de las mujeres, desde su regreso al poder ha sustituido la vieja retórica por una que promueve el retorno al papel tradicional de las mujeres presentándolo como un rasgo de la cultura nicaragüense.

A pesar de que durante cuatro años consecutivos el régimen Ortegamurillo ha impedido a las mujeres nicaragüenses marchar en conmemoración al Día internacional de las mujeres, se realizaron un sin número de actividades para denunciar la represión y también el machismo enraizado en la cultura nicaragüense. Cadenas radiales, conciertos, conversatorios virtuales, reportajes periodísticos, fueron parte de las actividades de conmemoración, demostrando la fuerza de un movimiento que aun en plena crisis ha demostrado su capacidad de movilización.

Aunque no pudimos salir a las calles, en Managua un amplio grupo de feministas jóvenes realizaron una potente manifestación en el campus de la Universidad Centroamericana, enfrentando con mucho coraje el asedio que decenas de antimotines llevaron a cabo, incluyendo requisas y amenazas con llevarse presas a algunas jóvenes que participaron en la marcha.

Portando pañuelos morados y verdes las jóvenes feministas protestaron contra la violencia machista, exigieron justicia para las víctimas y una vez más exigieron libertad y democracia para Nicaragua. Y es que, ellas han demostrado una profunda comprensión de las causas estructurales de esta crisis que se ha prolongado durante los últimos tres años y una contundencia para formular sus demandas.

Para hablar sobre la conmemoración del 8 de marzo en Nicaragua y de las apuestas del feminismo joven, nos acompañan Katherine Ramírez de la Coordinadora Universitaria por la Democracia y la Justicia, Natalie Román del Movimiento Estudiantil de Apoyo a la Democracia y Adela Espinoza, activista feminista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *