Los secuestros, encarcelamientos, tratos humillantes y tortura contra quienes han participado en acciones de protesta en contra del gobierno Ortega – Murillo, han pasado a formar parte del accionar cotidiano de policías y paramilitares.

Madres, familiares, amistades, activistas, continúan denunciando la persecución, las detenciones y los juicios carentes de la más mínima legalidad. Organismos de derechos humanos nacionales e internacionales, también han denunciado el socavamiento de la justicia penal y la criminalización de la protesta ciudadana que es un derecho contenido en la Constitución.

Para esta edición de Cuerpos Sin-Vergüenzas invitamos a familiares de personas que han sido encarceladas  y acusadas de toda clase de delitos, por formar parte del movimiento auto convocado que demanda el fin de la violencia  y el fin del gobierno Ortega-Murillo.

“No nos vamos a rendir, hasta que nuestros hijos salgan de ese lugar”

Las madres y familiares de presos políticos que nos acompañaron en el programa de radio, compartieron con la audiencia lo que ha significado para ellas la dura batalla por la liberación de sus hijos.

Denunciaron las detenciones arbitrarias y violentas “los golpearon desde el momento de la captura”, dijo una madre. Asimismo, contaron sobre las torturas físicas y psicológicas en El Chipote y el Sistema Penitenciario La Modelo. También manifestaron que en la búsqueda de información sobre el paradero de sus familiares, sufrieron malos tratos y burlas por parte de policías “son cosas duras que tenemos que pasar”, expuso una de las madres.

Las madres revelaron que mientras sus hijos estuvieron en El Chipote, no les permitían verlos por las evidentes muestras de tortura y dijeron que cuando sí lo permitían, los tiempos eran reducidos y bajo custodia policial permanente. A pesar de la negación de las autoridades policiales para dejarlas ver a sus hijos, estas madres, junto a otras, permanecieron día y noche en las afueras de El Chipote, con la esperanza de ver a sus hijos libres y sanos.

Denunciaron que no se respetan los derechos humanos en lo absoluto, ni de sus hijos ni de los familiares. Puntualizaron que los juicios son reprogramados constantemente, sus hijos no son llevados a dichas audiencias, no les dan información en el Sistema Penitenciario La Modelo, no siempre les entregan la comida y utensilios de aseo personal que ellas les llevan “tengo preocupaciones por el trato que les den”, expresó una de las madres.

 “Nos hemos unido un grupo de madres, nos apoyamos unas a otras en las visitas, en los juzgados, estamos unidas”, “es un poco doloroso porque estamos en la misma situación, estamos todas reunidas al frente para seguir luchando por la libertad de nuestros presos”, declaran sobre iniciativas de organización como madres y familiares de presas y presos políticos.

Sus demandas son contundentes “queremos y exigimos que ellos salgan pronto”, “no nos vamos a rendir, hasta que nuestros hijos salgan de ese lugar”, “las madres no se rinden”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *