La crisis que actualmente vive Nicaragua, ha afectado a todos los sectores de la población, incluyendo a la niñez nicaragüense que ha visto alterada su vida cotidiana. Es un conflicto que con certeza les dejará huellas, será responsabilidad de toda la sociedad que logren superarlo y no se conviertan en otra generación con duelos no sanados.

En esta edición de Cuerpos Sin-Vergüenzas preparamos un radio reportaje especial que recoge voces de niñas y niños que comparten cómo ha cambiado su cotidianidad durante los últimos meses y cómo sería el país con el que sueñan.

De igual forma, conversamos con Yelba Godoy, neuropsicóloga clínica, para conocer pautas en el cuidado de niñas y niños ante la situación que vivimos en el país.

El sentir de niñas y niños

Les preguntamos a niñas y niños sobre la situación actual del país, cómo se han sentido, qué cosas han cambiado en su vida cotidiana y también, cómo sueñan una futura Nicaragua. 

“Me he sentido mal, triste, como están matando a muchas personas, siento que el país se está destruyendo. Ya casi no salgo a la calle, me da miedo cuando salgo, en la escuela tiran muchas bombas porque estoy cerca de la Alcaldía”, nos dijo Diana de 7 años.

“Andan vándalos matando a las personas, saquearon los súperes. Me he sentido muy mal. Al presidente o presidenta le pediría paz, que abran más escuelas, que todo esto se calme que ya no haya más guerra en Nicaragua”, es el sentir de Luis de 10 años.

“Me he sentido con miedo porque las Hilux entraron al barrio, hacen balaceras, andan asaltando, saqueando las casas, robando a las personas, no pude celebrar mi cumpleaños en paz…”, dice Paola de 12 años.

“Está muy mal el país. Están reprimiendo a la gente, (…) Me he sentido muy mal (…) triste y con decepción, ya mataron tanta gente y ahora ¿quién seguirá?”, nos contó Allison de 9 años.

“Están matando a casi todos los estudiantes, no quiero que los sigan matando. (…) No queremos más muertos, queremos justicia, que no maten al pueblo como Daniel que nos está matando a todos”, es el sentir de Sofía de 6 años.

Yelba Godoy, neuropsicóloga clínica explica que la situación que vive el país, impacta en la vida cotidiana, crea un desajuste en la dinámica diaria de niñas y niños “los niños están inquietos, los adultos a veces no controlamos la información y los niños están ansiosos, sensibles, lloran más, están percibiendo la situación de inestabilidad del entorno”, manifiesta.

“Hay mucho sufrimiento en todas las personas que vivimos en el país”, reitera Yelba. Ante ello y de cara al cuidado de niñas y niños, la especialista recomienda actividades distractoras, usar la creatividad, realizar actividades lúdicas para construir un espacio de autoprotección emocional e integrar mecanismos de autoprotección que nos permitan vivir el día a día, el presente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *