18/09/2020

Los pueblos indígenas y afrodescendientes de la Costa Caribe de Nicaragua viven en 23 territorios y 304 comunidades distribuidas en ambas regiones autónomas. Bajo el régimen de propiedad colectiva las tierras fueron tituladas a partir del año 2006. Según el Censo de Población y Vivienda de 2005, en Nicaragua existe una población de 443,847 personas auto identificadas como pertenecientes a una comunidad o pueblo indígena, lo que significa aproximadamente un 13% del total de la población del país.

Históricamente la población de la costa caribe ha sufrido las consecuencias del racismo estructural, que entre otros aspectos se expresa en los altos índices de pobreza, explotación indiscriminada de los recursos naturales, invasión de tierras, abandono por parte de las instituciones del Estado particularmente en el ámbito de la salud y la educación y violencia.

De acuerdo con el Centro de Asistencia Legal a Pueblos Indígenas (CALPI), en la Costa Caribe se están perpetrando crímenes atroces a consecuencia de una severa represión política; el debilitamiento de instituciones del Estado que no procuran ningún tipo de protección a las comunidades indígenas atacadas sistemáticamente a partir del año 2015 producto de los voraces intereses de empresas y colonos que ven en los territorios indígenas y afrodescendientes una fuente para el enriquecimiento.

Por su parte, el Centro por la Justicia y Derechos Humanos de la Costa Atlántica de Nicaragua (CEJUDHCAN), ha denunciado que desde 2015 hasta la fecha, la invasión de tierras ha dejado 47 indígenas heridos, 44 secuestrados y 40 muertos; generando condiciones para un inminente etnocidio en contra de estos pueblos indígenas.

Por otro lado, el Movimiento Social Pri Laka, de origen miskito, ha denunciado que en medio de la crisis sociopolítica que atraviesa el país, se han desconocido a los gobiernos comunales legítimamente electos por las y los comunitarios, e imponiéndose falsos líderes afines al partido de gobierno. Así mismo, han denunciado que terratenientes vinculados al Fsln están invadiendo los territorios indígenas.

En ocasión de las así llamadas fiestas patrias, con esta edición de Cuerpos Sinvergüenzas concluimos una temporada dedicada a la patria y sus múltiples significados, en una nación fragmentada por el racismo y la misoginia que nos heredó la colonia.

Para hablar sobre las luchas de los pueblos indígenas y afrodescendientes de la Costa Caribe nos acompañan Heizel Dormus Zelaya, activista feminista e integrante de la Asociación de Mujeres Jóvenes Luchadoras en Bluefields y Juan Carlos Ocampo, líder comunitario miskito y director del Movimiento Social Pri Laka en Puerto Cabezas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *