La represión es la antítesis del diálogo

La sociedad nicaragüense se debate entre la demanda de un paro nacional que obligue a Daniel Ortega a abandonar el gobierno y un dialogo nacional que permita un cambio a corto plazo y lo menos traumático posible.
Un dialogo nacional requiere no solo de reconocimiento de la legitimidad de las y los actores que participan en el mismo, si no de la voluntad política para asumir acuerdos favorables para el conjunto de la sociedad.

Este es un segmento del Programa Feminista La Corriente, se compartirá con la audiencia de Radio Corporación.

Se transmite Lunes, Miércoles y Viernes a las 7:10 de la mañana con retransmisión en el Noticiero 10 en punto a las 10 de la noche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *