24/01/2019

Desde la mirada del Doctor Carlos Tünnermann, educador de generaciones, el hecho más relevante para el desarrollo de la Educación Superior en Nicaragua, fue la conquista –hace 61 años- de la autonomía universitaria, como respuesta a la lucha de varias generaciones de estudiantes universitarios.

El decreto de autonomía aprobado y promulgado por el gobierno de turno, fue trascendental para la evolución de la educación superior en Nicaragua. Otorgó a la Universidad Nacional, autonomía docente, administrativa y económica.

La masacre estudiantil ocurrida el 23 de julio de 1959 por orden del dictador Anastasio Somoza García, donde fueron asesinados 4 estudiantes y más de 60 resultaron heridos, marca un hito en la historia de la lucha universitaria por la autonomía, pero también en demanda de libertad y democracia.

Durante los gobiernos de Violeta Barrios, Arnoldo Alemán y Enrique Bolaños, el movimiento universitario mantuvo la demanda de cumplimiento del mandato constitucional que establece el 6% del presupuesto nacional para la educación superior. Durante 10 años de movilización, 4 estudiantes fueron asesinados por las fuerzas policiales en distintas protestas.

Pero la peor masacre estudiantil vivida en la historia del país, es la ocurrida a partir de abril bajo el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo. Decenas de estudiantes universitarios e incluso de secundaria, han sido asesinados, secuestrados y torturados por las fuerzas policiales y paramilitares. Miles se han visto obligados al exilio para librarse de la cruenta represión.

En esta edición de Cuerpos Sin-Vergüenzas conversamos con Juanita Urbina, y desde el anonimato con “Jaguar” y “Tortuga”, estudiantes de diferentes universidades del país, quienes compartieron sus miradas sobre la lucha del movimiento estudiantil en la defensa de la autonomía universitaria.

 Principales desafíos para la defensa de la autonomía universitaria

Desde la mirada de “Jaguar”, en los últimos años, nunca fue prioridad la promoción de la autonomía universitaria en ninguna alma máter del país. Con esta opinión coincide “Tortuga”, quien comentó que en sus 3 años y medio de su carrera jamás se tocó el tema en su recinto.

Para Juanita Urbina, la denominada Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua –UNEN- a quienes llama una peste, siempre respondió a una necesidad ambiciosa del poder, envuelta en un entramado de corrupción y señala que nunca velaron por los intereses del estudiantado.

Desde abril del 2018, el coraje para defender la autonomía universitaria salió a las calles, manifiesta “Jaguar”. Aunque antes del estallido de abril no existían movimientos estudiantiles disidentes a UNEN, “Tortuga” refirió que siempre estuvo presente la necesidad de organización.

“Tortuga”, “Jaguar” y Juanita consideran que en el contexto actual, no hay ningún avance en materia de autonomía universitaria. “Tortuga” expresó que ahora hay más descaro al permitir la presencia de paramilitares en las instalaciones de las universidades y haber criminalizado la protesta estudiantil.

Como desafíos, Juanita resalta que es fundamental comenzar por uno/a mismo/a y salir de la zona de comodidad, no volver a permitir el caudillismo, denunciar siempre todo acto represivo, reconocer la diversidad y pluralidad de voces. Por su lado, “Jaguar” expuso que es necesario reorganizarse, debatir y reconstruir estatutos. “Tortuga” también advierte como desafío, evitar la cultura política del caudillismo, escuchar otras voces que no tienen representación en los movimientos estudiantiles surgidos desde abril.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *