El pasado 18 de diciembre en Nicaragua cumplimos 8 meses de resistencia pacífica producto de la crisis sociopolítica que tuvo su estallido el 18 de abril. En esta fecha emblemática para la lucha del pueblo nicaragüense, el sistema de justicia declaró culpables a Medardo Mairena, Pedro Mena y Luis Pineda, líderes del Movimiento Campesino anticanal, quienes en un proceso arbitrario y carente de pruebas, se les acusó por los delitos de secuestro, asesinato, terrorismo en tranques y destrucción a la propiedad pública en Morrito, departamento de Río San Juan.

La persecución, detenciones y los juicios carentes de la más mínima legalidad es la realidad de 674 presas y presos políticos que permanecen privados de su libertad en diferentes cárceles del país. Esta es la cifra que recientemente compartieron integrantes del Comité de familiares de presas y presos políticos, de los cuales 56 son mujeres, 18 son menores de edad, 14 enfrentan procesos mediante casa por cárcel y 83 han sido condenados.

En esta edición de Cuerpos Sin – Vergüenzas nos acompañó Sara Oporta, madre de Guillermo Sobalvarro, preso político acusado de toda clase de delitos por haber alzado su voz contra el régimen OrtegaMurillo, por pensar diferente, por soñar con un país libre de dictaduras.

“El pueblo merece saber la verdad”

Guillermo Sobalvarro tiene 23 años de edad, se profesionalizó como Chef en Costa Rica con el sueño de tener un pequeño negocio propio. Sobalvarro fue capturado por fuerzas paramilitares en el sector del mercado Iván Montenegro en Managua y trasladado a El Chipote el 15 de junio, nos contó su madre Sara Oporta.

A este joven Chef se le acusa de robo en la casa del comisionado Juan Valle Valle, sin embargo, en la acusación aparece que el supuesto delito ocurrió el 16 de junio y la detención arbitraria fue un día antes. La madre de Sovalbarro contó que existe una orden de libertad, sin embargo sigue detenido “mi hijo está secuestrado porque está declarado inocente y no me lo dan”, exclamó.

Las feministas siempre nos han dado un abrazo, nos dicen aquí estamos con ustedes” reveló Sara al contar aprendizajes y apoyos en medio de lo que llama “un dolor nacional”; agrega que también les ha permitido estar unidas con otras familias que tienen seres queridos detenidos ilegalmente.

Sara detalló que cuando hablan de reparación desde el Comité de Familiares de las y los presos políticos, ponen énfasis en que “el pueblo merece saber la verdad” porque demasiado daño han sufrido familias enteras, por ello, exigen juicios públicos y justicia verdadera. A juezas y jueces, esta madre pide que no escuchen a testigos falsos, que busquen la verdad, que no queden bien con un partido ni con la pareja presidencial, que digan la verdad, que se apeguen a la ley.

Los deseos de Sara son que las familias puedan pasar una navidad sin presos y presas políticas, sin represión “queremos celebrar una verdadera noche buena”, manifestó. “La indiferencia de las personas duele”, dijo Sara y enuncia como principales necesidades, ayuda jurídica y económica.

Les invitamos a escuchar esta nueva edición de Cuerpos SinVergüenzas y sumarnos al deseo de Sara: Que las familias podamos reunirnos y celebrar una Navidad en libertad que anuncie nuevos vientos para nuestro país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *