31/05/19

El 30 de mayo en Nicaragua se conmemora el Día de las madres. Hasta antes de mayo del 2018, las y los nicaragüenses se desbordaban para acompañar de alguna u otra manera a sus madres, las presentes y las ausentes.

En mayo del 2018, a poco más de un mes de haber iniciado la insurrección cívica y pacífica del pueblo nicaragüense, la Asociación Madres de Abril junto a al movimiento universitario autoconvocado, hicieron un llamado a una marcha nacional para exigir justicia por los crímenes cometidos durante la insurrección cívica y pacífica del pueblo nicaragüense. La convocatoria recibió el respaldo de organizaciones, movimientos, cámaras empresariales y miles de personas que nos unimos a su reclamo.

La marcha fue denominada “La madre de todas las marchas”, por ser un acto masivo que alcanzó cifras históricas de concurrencia.

El Grupo de Expertos Interdisciplinario -GEI- en su informe sobre los hechos de violencia estatal en Nicaragua, evidencia que días previos a la marcha, circularon amenazas en redes sociales sobre un posible ataque contra los manifestantes, estando involucrados grupos vinculados al gobierno y referentes de medios de prensa oficialista.

Creímos que no iban a ser capaces de concretar sus amenazas. “El día de las madres lo van a respetar”, pensamos. Pero nos equivocamos: La Policía junto a paramilitares, ejecutaron acciones que implicaron el uso de armas de fuego. Solo en Managua, el GEI reporta el asesinato de seis manifestantes y una gran cantidad recibió heridas de consideración. Organismos de derechos humanos registran más de 12 asesinados durante la jornada del 30 de mayo, tomando en cuenta los ataques en marchas departamentales.

Les invitamos a escuchar esta edición completa donde conversamos con Guillermina Zapata, madre de Francisco Javier Reyes Zapata y con Josefa Meza, madre de Jonathan Morazán Meza, ambos jóvenes asesinados durante la marcha del día de las madres del 2018 en Managua. Con ambas platicaremos sobre los daños generados por la violencia estatal en sus familias, asimismo, de cómo el dolor se ha transformado en una demanda de justicia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *