30/10/2020

El pasado 15 de octubre se conmemoró el Día Internacional de las Mujeres Rurales, fecha que tiene como objetivo promover el reconocimiento del papel decisivo de las mujeres en la seguridad alimentaria y la erradicación de la pobreza.

Recientemente la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) afirmó que el coronavirus agudizó las desigualdades sufridas por 58 millones de mujeres que viven en zonas rurales en América Latina, cuya carga de trabajo se vio intensificada por la pandemia, a la vez que se redujeron sus oportunidades económicas y su acceso a una alimentación nutritiva.

En Nicaragua, las campesinas siguen esperando a que el Estado destine una partida presupuestaria para tener acceso a parcelas propias, tal y como lo establece la Ley 717, Ley Creadora de un Fondo para la Compra de Tierras con Equidad de Género, aprobada hace 10 años, luego de numerosas actividades impulsadas por la Coordinadora de Mujeres Rurales.

En el año 2011,esta organización solicitó al Gobierno de Nicaragua que asignara 50 millones de córdobas del presupuesto de la república para beneficiar a 300 campesinas de los departamentos de León y Chinandega, municipios más afectados por la sequía. Asimismo, entre julio y octubre del año 2015, 100 campesinas enviaron cartas a la Presidencia exponiendo su situación de pobreza y demandando el cumplimiento de la ley 717.

Ante las demandas planteadas por las mujeres organizadas en la Coordinadora de Mujeres Rurales, el gobierno del Fsln ha guardado silencio y nunca ha explicado por qué aprobó una ley que no estaba dispuesto a cumplir.

La crisis sociopolítica, económica y sanitaria que atraviesa Nicaragua desde abril del 2018, ha profundizado los problemas estructurales que históricamente han afectado a las mujeres rurales y campesinas, provocando pérdidas y más pobreza.

En esta edición de Cuerpos Sin-Vergüenzas conversamos con María Teresa Fernández de la Coordinadora de Mujeres Rurales y Blanca Centeno Herrera, presidenta de la Cooperativa Multisectorial “Mujeres en Acción” de la comunidad San Juan de la Penca, en la zona rural de Chinandega; sobre la situación de las campesinas en un contexto de crisis múltiples.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *