29/01/2020

El Salvador, Nicaragua, Honduras, Haití, República Dominicana y Surinam están entre los países que penalizan el aborto sin ningún tipo de excepciones.  En los demás países de América Latina el aborto está permitido en circunstancias específicas entre las que se incluyen malformación severa, riesgos de las mujeres embarazadas a perder la vida y violación.

Según datos del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), el ocho por ciento del total de muertes de mujeres en el mundo son producto de abortos inseguros. En aquellos países en donde la prohibición es total, esta práctica de alto riesgo se incrementa, echando por tierra el argumento de quienes se oponen a la despenalización del aborto.

A pesar de todas las evidencias aportadas por organizaciones internacionales, regionales, nacionales y locales que trabajan en el ámbito de los derechos sexuales y reproductivos; así como de los acuerdos asumidos por todos los estados del mundo para reducir las tasas de mortalidad materna, incluyendo la revisión de leyes restrictivas sobre el aborto, existe una clara resistencia en muchos de los países de la región para avanzar en esa dirección.

Uruguay, Cuba, Guyana, Guayana Francesa, Puerto Rico y algunos gobiernos federales de México, han legalizado el aborto hasta las 12 semanas. Argentina recientemente se convirtió en el país más grande de América Latina en donde el aborto es legal hasta la semana 14 de gestación. La movilización de miles de mujeres en la llamada “marea verde”, fue crucial para que la ley fuese aprobada en el Senado.

Lamentablemente casi como respuesta a este avance en el reconocimiento de derechos de las mujeres y las niñas, el Congreso hondureño está en proceso de aprobación de un artículo constitucional que impida en el futuro la revisión de la penalización absoluta del aborto, contenida en el actual código penal.

Para hablar sobre la maternidad voluntaria y segura y de la situación del aborto en América Latina, en esta edición de Cuerpos Sin-Vergüenzas nos acompañan Jeanette Cisneros, integrante de la Campaña nacional por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito en Argentina; Sara García de la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto en El Salvador; y Mayte Ochoa, del Movimiento Feminista de Nicaragua y la Sombrilla Centroamericana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *