13/12/2019

Un 10 de diciembre de 1948, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Declaración Universal de Derechos Humanos. En alusión a esta fecha, cada año se conmemora el Día de los Derechos Humanos para exigir a los Estados la implementación de medidas progresivas que aseguren reconocimiento y aplicación efectiva de derechos y libertades.

En Nicaragua, antes de la crisis de abril del 2018, defensores y defensoras de derechos humanos nos manifestábamos en distintas partes del país, para denunciar la violación sistemática a los derechos humanos, y en Managua, activistas de diversas causas, marchábamos convocadas por el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos –Cenidh-, organización que en este contexto de violencia estatal, fue arbitrariamente confiscada y su personería jurídica fue cancelada.

En medio de la violencia estatal, las Madres de Abril, el Comité de Familiares de Presas y Presos Políticos, la Articulación Feminista de Nicaragua, movimientos estudiantiles, excarceladas y excarcelados, diversas expresiones de la Unidad Azul y Blanco junto con el Cenidh, alzaron voces para recordarle al régimen Ortegamurillo y todos los poderes fácticos que ¡Sin derechos humanos, no hay democracia!

A propósito del Día de los Derechos Humanos, en esta edición de Cuerpos Sin-Vergüenzas conversamos con Marvin Álvarez Martínez, hermano de Ivania Álvarez, del Consejo Político de la Unidad Nacional y Blanco, encarcelada por expresar su solidaridad con las madres de presos y presas políticas que realizaban una huelga de hambre. También presentaremos una entrevista que realizamos a la Dra. Vilma Núñez, presidenta del Cenidh, figura emblemática en la promoción y protección de los derechos humanos en Nicaragua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *