20/09/19

El Estado de Nicaragua sostiene una deuda histórica con las mujeres rurales, campesinas e indígenas. Muestra de ello es que en agosto del año 2010 fue aprobada la Ley 717, ley creadora del fondo para compra de tierras con equidad de género, y aunque ha pasado casi una década, las organizaciones de mujeres rurales continúan demandando el cumplimiento efectivo de la misma.

De acuerdo al Informe Tierra para Nosotras, elaborado en el año 2015 por la Red Centroamericana de Mujeres Rurales Indígenas y Campesinas, la contribución de las mujeres al sector agropecuario es muy significativa, pues representa una cuarta parte de la producción agrícola y una tercera parte de la producción pecuaria en Nicaragua.

No obstante, este mismo informe evidencia que al carecer de tierra propia para desarrollar la producción, las mujeres automáticamente quedan excluidas de los programas de crédito y también, de otros programas de inversión, producción y asistencia técnica.

En esta edición de Cuerpos Sin – Vergüenzas conversamos con María Teresa Fernández de la Coordinadora de Mujeres Rurales, sobre los desafíos que enfrentan las mujeres rurales y campesinas en Nicaragua, las afectaciones en medio de la crisis sociopolítica y sus demandas a corto y largo plazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *