19/03/2021

La investigadora y docente de historia contemporánea Miren Llona, afirma que la memoria necesita echar mano de la historia, de tal manera que lo que estaba condenado a ser transitorio y a desaparecer, puede adoptar formas de narración escrita que permita su permanencia en el tiempo.  Para ella no solo la palabra escrita garantiza el recuerdo, sino diferentes formas de fijar la memoria por medio de recursos materiales que permiten no olvidar el pasado.

Por su parte, dice Maurice Halbwachs, que la memoria colectiva es una condición de grupos sociales vivos y que la clave de la recuperación está en las huellas materiales dejadas, los vestigios, los documentos, pero también en la voluntad desde el presente de rescatarlas e iluminarlas. Para él, la única manera de salvar una serie de acontecimientos pasados «es fijarlos por escrito en una narración continuada, ya que mientras las palabras y los pensamientos mueren, los escritos permanecen».

En todos los países que han vivido situaciones de conflictos armados y/o violencia de Estado en el marco de crisis políticas, han surgido iniciativas protagonizadas por víctimas directas de la violencia y organismos de derechos humanos que buscan conocer la verdad, hacer justicia, reparar a las víctimas y adoptar las medidas necesarias para evitar que se vuelvan a repetir estas dolorosas experiencias. Esto es lo que conocemos como justifica transicional.

Dando continuidad a nuestra jornada especial por el Día internacional de los derechos de las mujeres, en esta edición de Cuerpos Sin-Vergüenzas hablaremos sobre el aporte de las mujeres centroamericanas en la recuperación de la memoria colectiva y el reclamo de justicia.

Nos acompañan Amanda Castro, antropóloga y activista feminista, hija de padre y madre desaparecidos durante la guerra civil en El Salvador. También está con nosotras, Emilia Yang Rappaccioli, artista, activista feminista e investigadora. Coordinadora de comunicación de la Asociación Madres de Abril y directora del museo AMA y no olvida, museo de la memoria contra la impunidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *