Desde abril, en Cuerpos Sin-Vergüenzas nos hemos dispuesto a darle voz a mujeres y hombres que han vivido en carne propia las consecuencias de la violencia estatal; también nos han acompañado defensoras y defensores de derechos humanos cuya labor ha sido la de documentar y denunciar los abusos y crímenes cometidos por el régimen Ortega- Murillo.

Los relatos que hemos recopilado en estos ya casi 7 meses de crisis, constatan la fuerza del pueblo nicaragüense que aun con los duelos en carne viva, no desiste en su demanda de justicia, paz y libertad.

La violencia ejercida por el Estado en contra del pueblo, no es nueva, por el contario, ha sido una constante en nuestra historia.  Hunde sus raíces en unas nociones y prácticas de poder que autorizan a las élites políticas, económicas, militares a imponerse a costa de los derechos de las grandes mayorías.

En esta edición de Cuerpos Sin-Vergüenzas continuamos dando nuestro granito de arena a la recuperación de la memoria colectiva. Nos acompañaron en cabina María Josefina Gurdián, conocida cariñosamente como Pinita Guardián, presentadora del programa de televisión “Cocinando con Pinita”, y Marlen Chow, socióloga, originaria de la costa caribe nicaragüense, defensora de derechos humanos de las mujeres.

“Si hay un sistema machista es el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo”

Marlen Chow y Pinita Gurdián son dos mujeres que tuvieron una destacada participación en el derrocamiento de la dictadura somocista, en la revolución sandinista de los años 80 y en la actual insurrección cívica frente a una nueva dictadura.

Marlen considera fundamental recuperar la memoria histórica “vale la pena hablar de la historia pasada”, dijo. Una de las búsquedas de los jóvenes que participaron en la insurrección popular de finales de los 70 era lo que llamaban “mística revolucionaria” que consistía en la práctica de la ética, moral y la honradez. Marlen explicó que luchar contra la dictadura somocista no fue una cosa sencilla para los jóvenes de aquella época porque tuvieron que tomar las armas, esto marca la diferencia con la insurrección de abril en contra del régimen Ortega Murillo, manifestó Marlen.

Pinita confesó vivir en una burbuja cuando ocurre la insurrección contra Somoza, sin embargo, a través de su fe cristiana y enseñanzas del Padre Fernando Cardenal, concibió el levantamiento del pueblo como “una oportunidad de dejarlo todo por un cambio, para unirnos por una convicción (…) queríamos el cambio, no éramos felices”, refirió. Pinita fue fundadora de la Asociación de Mujeres ante la Problemática Nacional en la ciudad de León, conocida por sus siglas como AMPRONAC, lo que significó para ella un espacio para poder expresarse.

La actual crisis sociopolítica que tuvo su estallido el 18 de abril es desde la mirada de Pinita “una crisis dramática, jamás vista, despiadada”. Marlen coincide, afirma “lo que ha pasado este tiempo no se puede comparar”, que la lucha actual es pacífica y que Ortega Murillo han asesinado a “jóvenes desarmados que en su vida conocieron un arma, dispararon a mansalva contra jóvenes desarmados”, expresó.

“Si hay un sistema machista es el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo”, subrayó Marlen, y agregó que además es un régimen corrupto, deshonesto, agresivo, asesino, una fuerza militar, ausente de misericordia y de humanismo. Pinita enfatizó que “el poder es para servir, si eso no se tiene claro, es peligrosísimo” y revela que “como cristiana creo en la esperanza (…) las cosas van a cambiar, la sociedad nueva es posible”, diserta Pinita.

Les invitamos a escuchar completa esta edición de Cuerpos Sin – Vergüenzas donde nuestras invitadas nos una cátedra sobre mujeres, revolución y memoria en lo que ha sido una larga historia de lucha contra las dictaduras sangrientas en la historia reciente de Nicaragua; pero que también, nos animan a seguir abrazando la esperanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *