23/10/2020

Según el Censo de Población y Vivienda de 2005, en Nicaragua 443,847 personas se identifican como indígenas, lo que representa un 13% del total de la población del país, de las cuales el 2.6% vive en la Costa Caribe.  Miskitus, Mayagna, Ramas y Ulwas figuran entre los grupos étnicos que habitan en esa región del país.

En nuestra Constitución Política se reconocen los derechos de los pueblos indígenas y se establece la prohibición expresa de cualquier forma de discriminación. Así mismo, se reconoce el derecho sobre sus tierras y recursos naturales; la protección de las lenguas indígenas, la preservación de su cultura y formas propias de organización social.

El Estado nicaragüense es firmante del Convenio 169 de la OIT aprobado en 1989 y votó a favor de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas en el año 2007. A pesar de los compromisos asumidos ante la comunicad internacional la Costa Caribe enfrenta una grave situación de discriminación y violación de sus derechos.

Frente a la situación de violencia ejercida por colonos en contra de comunidades indígenas, desde el año 2016 la Corte Interamericana de Derechos Humanos otorgó medidas cautelares a favor de 12 comunidades indígenas de la costa caribe norte y ordenó al Estado de Nicaragua adoptar medidas para garantizar la vida, integridad, territorio e identidad cultural de estas comunidades. Sin embargo, hasta el día de hoy el Estado no ha adoptado ninguna medida para hacer efectiva la resolución.

El Centro por la Justicia y Derechos Humanos de la Costa Atlántica de Nicaragua (CEJUDHCAN), ha denunciado el grave conflicto provocado por la invasión de tierras indígenas por parte de colonos que por vía violentas han obligado al desplazamiento forzado de algunas comunidades indígenas y asesinado a más de 40 líderes desde el año 2015.

La pobreza histórica agravada por la invasión de los colonos y más recientemente por la pandemia del Covid19, configuran un panorama desolador para las comunidades indígenas de la costa caribe de Nicaragua, que no han encontrado en el Estado de Nicaragua receptividad a sus demandas.

En esta edición de Cuerpos Sin-Vergüenzas conversamos con Lottie Cunningham, fundadora y presidenta del Centro por la Justicia y Derechos Humanos de la Costa Atlántica de Nicaragua (CEJUDHCAN), quien fue recientemente galardonada con el Nobel Alternativo de Derechos Humanos otorgado por la fundación sueca Right Livelihood Award, por “su incansable dedicación a la protección de los territorios y las comunidades indígenas frente a la explotación y el saqueo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *