A 7 meses de la crisis que atrapa a la sociedad nicaragüense, hay muchos flancos por donde se cuela el sexismo y la misoginia como arma que se esgrime en contra de los adversarios.

Tanto en las filas de los seguidores del régimen Ortegamurillo como en las filas del movimiento auto convocado, las agresiones en contra de las mujeres, lesbianas, homosexuales y trans, están a la orden del día en los discursos que circulan en las redes sociales. Pareciera que, en este orden, tanto los que defienden a la dictadura como quienes dicen defender la libertad y la democracia, coinciden en utilizar campantemente los cuerpos de las mujeres y otros cuerpos feminizados como chivos expiatorios.

En esta edición de Cuerpos Sin-vergüenzas, hablamos sobre sobre el sexismo y la misoginia que campea en medio de la crisis que atraviesa el país. Estuvieron con nosotras Maryórit Guevara, comunicadora feminista, autora de “El blog de tu madre” y Franklin Hooker, filólogo y comunicador, activista feminista y de diversidad sexual.

Discursos de odio contra mujeres y cuerpos feminizados

Mayórit afirma que las mujeres, feministas, lesbianas, gays y trans han estado al frente de luchas sociales durante décadas y que en este contexto de crisis sociopolítica -pero también desde antes- sus cuerpos han sido “carne de cañón”, han sido blanco de agresiones machistas por parte de simpatizantes de los Ortegamurillo y también, de personas que se reconocen como autoconvocados azul y blanco.

Maryórit manifestó que en redes sociales, a mujeres y personas de la diversidad sexual se les ha expuesto su vida privada y prevalece una fijación con sus cuerpos como una forma de ataque, o por pronunciarse contra el gobierno o por ser simpatizante del mismo. Recalca que esto no ocurre con los hombres, lo que demuestra la misoginia y homofobia enraizada en todos los niveles.

Desde la mirada de Franklin, la participación de mujeres, lesbianas, gays y trans ha sido muy visible desde diferentes trincheras de resistencia, sin embargo, la respuesta de los Ortegamurillo mediante la persecución, difamación, detenciones arbitrarias y torturas en las cárceles, evidencian una política de castigo, no solo por haber protestado contra esta sangrienta dictadura, sino también, por transgredir estereotipos, buscando con ello la desmoralización.

Franklin expresó que aunque existe una violencia generalizada, existe más saña contra los cuerpos de las mujeres y de la diversidad sexual, y muestra de ello son las denuncias de agresiones sexuales que han sido documentadas por organismos defensores de derechos humanos.

Maryórit y Franklin coinciden que es fundamental reivindicar la histórica consigna que dice “La revolución será feminista o no será”. Maryórit enuncia que de esta crisis debería resultar el reconocimiento a los derechos humanos de todas las personas, particularmente de las mujeres y otros grupos discriminados, una igualdad de trato y de representación. Por su parte, Franklin dijo que de no ocurrir cambios radicales, seguiremos en una cultura que reproduce violencia, caudillos, dictaduras.

Les invitamos a escuchar completa esta entrevista realizada a Franklin Hooker y Maryórit Guevara, dos periodistas que desde su quehacer de activismo y comunicación, hacen esfuerzos por contrarrestar rasgos de una cultura profundamente machista y heterosexista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *