Las feministas nicaragüenses hemos denunciado durante los últimos 11 años, el carácter antidemocrático del gobierno OrtegaMurillo, así como, las enormes brechas entre el discurso en favor de la equidad de género y la sistemática violación de derechos humanos de las mujeres.

A partir del 18 de abril del presente año, las feministas hemos denunciado a nivel nacional e internacional, el recrudecimiento de la represión por parte del gobierno OrtegaMurillo en contra de un pueblo que protesta pacíficamente y exige su salida. A esta llamado respondió el movimiento feminista de América Latina y el Caribe, quien bajo el lema “A cada dictador le llega su 19” se movilizaron en diferentes países de la región para exigir el cese de la violencia de estado.

A nivel internacional, la solidaridad con el pueblo nicaragüense es cada vez más patente.  Feministas, intelectuales progresistas, artistas, universidades, organizaciones indígenas, partidos políticos, gobiernos descentralizados, se han manifestado condenando la represión del gobierno OrtegaMurillo en contra del pueblo de Nicaragua y exigiendo el cese de la violencia estatal.

En esta edición de Cuerpos Sin-Vergüenzas conversamos con dos feministas que han participado en la denominada Caravana Informativa de Solidaridad Internacional, iniciativa que busca movilizar la solidaridad en diferentes países de Europa principalmente. Platicaron con nosotras, Bertha Massiel Sánchez, feminista y trabajadora social, especialista en Género y Madelaine Caracas – Feminista y estudiante de Comunicación social.

Caravana Informativa de Solidaridad internacional

La Caravana Informativa de Solidaridad Internacional es una iniciativa de la Coordinadora Universitaria por la Democracia y la Justicia junto a otras/os activistas de Nicaragua, tomando en cuenta que en los primeros días de protesta de abril, hubo silencio internacional ante la crisis sociopolítica, cuenta Bertha Massiel. Ella afirma que ante la gravedad de violaciones a los derechos humanos, se tenía la “necesidad de contar lo que sucedía. Contar la historia de terror que vive Nicaragua”.

x1080-0TY

Madelaine comparte que esta iniciativa también surge a partir de un grupo de ciudadanos/as nicaragüenses presentes en la protesta y movilización social y que han tejido lazos en el exterior con países de Europa. Cuenta que les preocupaba el discurso internacional erróneo que estaba enviando el Gobierno sobre la situación en el país.

Bertha y Madelaine detallan que como parte de las actividades de la Caravana Informativa, han desarrollado reuniones con el Parlamento Europeo, ayuntamientos, organizaciones de derechos humanos, colectivos feministas, movimientos sociales, grupos que han sostenido lazos de solidaridad con Nicaragua, partidos políticos de izquierda crítica y nicaragüenses en el exterior; han participado también en ruedas de prensa, entrevistas en medios de comunicación masivos, comunitarios y feministas.

madelaine-caracas-caravana-internacional-nicaragua

La Caravana informativa es un esfuerzo autogestionado de Nicaragüenses, destacan Bertha y Madelaine. Han logrado visitar 9 países y al menos unas 20 ciudades de Europa. Entre los logros mencionan la resolución del Parlamento Europeo condenando la represión en Nicaragua, asimismo, Ayuntamientos de España y algunos partidos políticos.

“Es importante las redes feministas que nos han apoyado, que nos han acuerpado, que han hecho sus esfuerzos para visibilizarnos, recibirnos en esta caravana.  El hecho que somos tres mujeres las que estamos en esta caravana, que venimos de diferentes realidades y distintos movimientos sociales ha sido muy bueno, es importante visibilizar a las mujeres en esta lucha, más si queremos una revolución inclusiva, feminista”, cuenta Madelaine al hablar sobre el involucramiento de activistas y redes feminista en los diferentes países europeos por donde ha pasado la Caravana.

Al concluir sobre posibles salidas democráticas a esta crisis, Bertha Massiel insta a seguir denunciando, potenciar el dolor, la rabia, la tristeza y no perder todo lo que hemos construido y lo que nos falta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *