13/03/2020

Los movimientos sociales son lugares de construcción de nociones y prácticas de ciudadanía. Tienen un carácter auto convocado en el sentido de que la gente participa porque se siente identificada con los problemas que ahí se debaten.

Los movimientos sociales también son lugares de aprendizaje colectivo en donde se de- construyen ideas en las que se fundamentan relaciones desiguales de poder, pero también son lugares propicios para construir nuevos paradigmas a partir de las aspiraciones de los colectivos y grupos discriminados.

Los movimientos sociales se organizan de diversas maneras. Colectivos, redes, centros especializados, personas que participan a título individual que interactúan con el máximo de horizontalidad posible.

Los movimientos sociales necesitan de constantes procesos de renovación en todos los sentidos, incluyendo la participación de nuevas colectividades que abonan al movimiento desde sus experiencias y perspectivas.

El movimiento feminista nicaragüense cuyos orígenes se remontan a la década de los 80, ha logrado configurarse como la principal referencia teórica y política que permita entender como se ha configurado el sistema patriarcal y los efectos que tiene sobre el conjunto de la sociedad, a la vez que propone nuevos conceptos y relaciones entre hombres y mujeres.

En Nicaragua hay una explosión de participación de jóvenes feministas que forman parte de este movimiento en constante renovación. En Cuerpos Sin-Vergüenzas hemos invitado a Lucila Campbell y Alejandro Soto, estudiantes de comunicación social y activistas feministas, para hablar de sus experiencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *