16/10/2020

Con frecuencia escuchamos discursos oficiales y no oficiales que proclaman su amor por la niñez ensalzando su potencial para el futuro del país, pero la realidad nos dice que el Estado y la sociedad nicaragüense tiene una enorme deuda con una generación de niñas y de niños que se han visto privados de sus más elementales derechos.

El Informe “Derechos de la Niñez en Nicaragua” elaborado por el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, confirma que las principales víctimas de la violencia son las niñas y los niños. En el caso de las niñas, estas figuran como las principales víctimas de la violencia sexual.

De acuerdo con el Observatorio de Católicas por el Derecho a Decidir, 17 niñas y adolescentes entre las edades de 5 a 17 años, han sido asesinadas en los últimos dos años, 7 femicidios ocurrieron en el 2019 y 11 en lo que va del presente año.

La investigación realizada por Ipas Centroamérica: “Embarazo impuesto por violación: niñas menores de 14 años”, revela que en la última década 16,400 niñas menores de catorce años han sido obligadas a continuar con embarazos que son producto de la violencia sexual. Es decir, que cada año ocurren 1,640 partos de niñas, equivalente a un promedio de cuatro partos por día.

La Coordinadora Nicaragüense de ONG que trabajan con la Niñez y la adolescencia -CODENI- ha señalado que la aprobación de leyes y políticas públicas son poco efectivos ante la falta de recursos que ponen en evidencia la falta de voluntad política por parte del Estado.

En el marco del Día Internacional de la Niña que se conmemoró el 11 de octubre, en esta edición de Cuerpos Sin-Vergüenzas conversamos con Ingrid Acuña, psicóloga de Casa Alianza Nicaragua y Marvin García, coordinador del Observatorio de Derechos Humanos de CODENI.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *